Las reparaciones mas comunes en los talleres

Las visitas al taller son una cuestión que la mayoría de los conductores pretende evitar si se realiza un correcto mantenimiento y se cumple con los plazos establecidos por los expertos mecánicos para realizar las revisiones.

Las reparaciones de coche más comunes

Son muchas y muy diversas las intervenciones que se suelen llevar a cabo en los talleres mecánicos. Ahora, gracias al estudio realizado por Autingo,  ha elaborando un raking de cuáles son precisamente las reparaciones más habituales/comunes que se realizan en los talleres españoles.

  1. Sustitución del kit de embrague: El embrague es clave para el buen funcionamiento del coche ya que éste asegura la conexión entre el motor y la caja de cambios permitiendo la circulación. Pero con el uso y paso del tiempo, éste se desgasta, ocasionando que patine y no transmita la potencia del motor a la caja de cambios, provocando una conducción peligrosa. Para su sustitución hay que tener en cuenta las recomendaciones del fabricante, pero si se intuyen síntomas como que el coche se revoluciona al cambiar de marcha, éste ha perdido fuerza o no puede con las pendientes, llegó la hora de visitar al mecánico. La reparación del kit de embrague cuesta entre los 480 y 950 euros dependiendo del año, modelo y versión del vehículo.
  2. Cambiar kit de distribución: Quizás el componente más conocido sea la correa de distribución, pero ésta no trabaja sola sino que va acompañada de poleas, tensores, bombas de agua, etc., formando así todo un kit que en su conjunto favorece el buen rendimiento del coche. Cuando uno de estos componentes se daña, lo más probable es que el resto de elementos relacionados con él también se vean afectados, por lo que antes de sustituir solo las piezas dañadas lo mejor es cambiar el kit al completo para que todos los componentes implicados en la distribución estén en perfecto estado. El coste de esta intervención oscila entre los 580 y 850 euros.
  3. Cambiar volante de motor: éste elemento trabaja para el correcto funcionamiento del vehículo ya que se encarga de acumular inercia y regularizar el movimiento del motor. Se trata de una rueda muy pesada colocada en el extremo del cigüeñal más próximo a la caja de cambios. El volante puede resultar dañado por hacer patinar el embrague de manera innecesaria. Las averías en el volante motor suelen generar ruidos molestos que son característicos con el motor en ralentí y al apagarse. Ante la sospecha de una avería, conviene realizar una revisión, con un poco de suerte el problema dependerá de otra parte del embrague y podremos sustituirlo a tiempo. El precio de un volante motor suele ser bastante elevado, cercano a los 800 euros.
  4. Cambiar pastillas de freno: las pastillas de freno están sometidas a un intenso desgaste cada vez que se usa el coche. El buen estado de las mismas ayuda a frenar correctamente el vehículo, pero a medida que éstas se van desgastando pierde capacidad de fricción y el frenado deja de ser seguro. Por esta razón, es importante revisar el estado de las pastillas con regularidad y cambiarlas en cuanto sea necesario para poder frenar de manera óptima y conducir con total seguridad. El coste de esta intervención ronda entre los 80 y 160 euros.
  5. Cambiar la correa de distribución: puede pasar de ser una intervención menor a convertirse en la reparación más costosa del vehículo. La correa de distribución tiene como misión principal sincronizar el funcionamiento del motor y si no se tiene cuidado en su mantenimiento puede romperse y dejar inservible nuestro coche. Aunque en ocasiones su rotura es imprevisible, en otras sí se puede evitar. Para ello hay que tener en cuenta las recomendaciones de los fabricantes, que normalmente aconsejan cambiar la correa cada cinco años o una vez alcanzados entre los 80.000 y 120.000 kilómetros. El precio medio por sustituir la correa de manera preventiva supone unos 380 euros de media, dependiendo del modelo del vehículo. Si ésta llega a romperse, el precio puede ascender, en función de otros elementos afectados, hasta los 1.500 y 4.000 euros.

Sin duda, realizar un correcto mantenimiento del vehículo y acudir al taller en las fechas marcadas para realizar las correspondientes revisiones preventibas pueden resultar fundamentales para nuestro vehículo y nuestro bolsillo.

 

Fuente: autofacil.es

Los comentarios están cerrados.