¿Qué partes del vehículo necesitan revisión?

¿Sabías que una revisión en el taller en el momento adecuado evita futuras averías e, incluso, posibles accidentes? Un buen mantenimiento del vehículo es esencial para alargar su vida útil; por eso, en Talleres Jesús Miguel aconsejamos la inspección de determinados elementos para garantizar el correcto funcionamiento del automóvil. ¿Quieres saber qué aspectos hay que comprobar? Sigue leyendo…

Neumáticos

Aspectos como el desgaste, la presión, la edad… son importantes para determinar el estado del neumático. No hay que olvidar que las ruedas son el contacto directo del vehículo con la calzada, por lo que deben encontrarse en buenas condiciones para garantizar la seguridad en la carretera. Por ejemplo, recuerda que el dibujo del neumático debe tener una profundidad de –al menos- 1,6 milímetros. Las ruedas tampoco deben presentar cortes, bultos, golpes…

Líquidos

Lo más conveniente es sustituir el líquido de frenos, al menos, una vez cada dos años. Según vayan descendiendo los niveles de estos líquidos, la capacidad de frenado del vehículo se reduce. Lo mismo ocurre con el líquido refrigerante, necesario para la correcta regulación de la temperatura del motor.

Aceite

Se aconseja un cambio de aceite entre los 5.000 y 15.000 km, pues pasada esta cifra su rendimiento desciende notablemente. Hay que tener en cuenta que este líquido es vital para limpiar y engrasar el motor, evitando un desgaste prematuro del automóvil. Si bien comprobar este punto es necesario tanto para los que realizan largos trayectos como para los que recorren distancias cortas, el aceite estará más deteriorado en aquellos vehículos empleados en desplazamientos cortos por la ciudad.

Filtros

Al hilo del apartado anterior, tampoco hay que olvidar la importancia de mantener limpio el filtro del aceite. Asimismo, existen otros filtros que también necesitan cierta atención: el del aire (hay que evitar que las posibles impurezas del ambiente lleguen al motor) y el del combustible (que, al igual que el del aire, no permite el paso de impurezas al motor). Asimismo, para garantizar que el aire del interior del vehículo está limpio, es aconsejable sustituir anualmente el filtro antipolen.

Amortiguadores

Para mantener la estabilidad de tu vehículo es necesario disponer de unos buenos amortiguadores. Esta pieza debe ser cambiada al superar los 60.000 km (aunque se recomienda revisarlos al alcanzar los 3.000 km). En caso de continuar con los mismos amortiguadores durante más kilómetros de los aconsejados, estarás perjudicando al muelle de la suspensión, puesto que los amortiguadores ya no estarán cumpliendo su función.
Como ves, la seguridad en la carretera depende de factores muy diversos… ¡y el listado de elementos no termina aquí! Aspectos como la correa de distribución, las luces, los frenos, la batería… merecen ser inspecciones también con cierta periodicidad. Si crees que tu coche necesita una revisión, no dudes en contactarnos. Nos encargaremos de garantizar el correcto funcionamiento de tu automóvil.

No hay comentarios

Agregar comentario