Los niños deben viajar en asientos adaptados en función de su altura y peso. Esta medida de seguridad fue regulada por última vez en 2015. ¿Pero qué silla es mejor elegir?

La Directiva 2014/37/UE de la Comisión Europea, del 27 de febrero de 2014, unificó la normativa relativa a los dispositivos de retención para niños en los vehículos. En dicha legislación se establecían las características técnicas para regular la seguridad de las sillas adaptadas.
El desarrollo legislativo en nuestro país, llegó en 2015, entrando en vigor el 1 de octubre. En él, se modificaba el Reglamento General de Circulación. El objeto adaptar la normativa comunitaria sobre los cinturones de seguridad y los sistemas de protección para niños en el coche. Como resultado se simplificaron las normas. Además la colocación y posición se adaptaban a las recomendaciones de los fabricantes.

Normas sobre menores

Norma general. Todos los menores de edad de estatura igual o inferior a 135 cm deben viajar con el sistema de retención infantil adecuado a su talla y peso como la norma exige.

Viajar en la parte trasera. Los menores por debajo de 1'35 de altura deben ir atrás: no se puede ir en el asiento delantero hasta que no se superen o los 18 años de edad o esa altura. Si todos los asientos traseros están ya ocupados por sillas para niños, el menor podrá viajar en el asiento delantero con su correspondiente silla. Otra excepción es porque el vehículo no disponga de asientos traseros. Así como porque no sea posible instalar en dichos asientos traseros todos los sistemas de retención infantil.

Las instrucciones primero. La silla debe colocarse según establezca el fabricante. La única excepción es si la silla se monta en un asiento delantero y el airbag no está desactivado: en este caso está prohibido que la silla vaya en el sentido contrario a la marcha.

En taxi. Los menores pueden viajar en la parte trasera de los taxis sin sistema de retención, pero solo si el recorrido es en un área urbana.

Más de 9 plazas. El conductor debe informar de la obligación de abrocharse el cinturón (o el sistema de retención homologado). Esto se hará mediante letreros, pictogramas o medios audiovisuales, de tal manera que la información sea visible desde cada asiento.

Elegir la silla en función de los resultados de seguridad

Cada año se realiza un Informe Europeo sobre la Seguridad en los Sistemas de Retención Infantil (SRI). Este documento recoge las conclusiones de los test de seguridad y análisis a las sillas de niños. Por lo que podemos ver cuánto de seguras y fiables son.
Los test valoran cada dispositivo en función de la categoría en función del peso y/o altura. Los resultados los ofrece en España la página del RACE. En ella se analizan los datos de los últimos seis años y los actuales de 2017 

 

Los comentarios están cerrados.