Las numerosas horas de sol diarias y el buen tiempo hacen de agosto uno de los meses favoritos del año para irse de vacaciones. Si eres de esas personas tienen previsto un viaje en los próximos días, toma nota de algunas recomendaciones para conducir en verano y garantiza tu seguridad al volante.

El estado de las carreteras durante la época estival suele ser bueno (menor presencia de precipitaciones y ausencia total de fenómenos atmosféricos como la nieve). No obstante, existen factores como la incidencia de los rayos del sol o el exceso de calor que pueden jugar malas pasadas durante la conducción. Es por ello que conviene seguir una serie de recomendaciones.

➡️ La importancia de la hidratación

Tanto la persona que conduce como el resto de ocupantes del vehículo deben estar bien hidratados. Las altas temperaturas contribuyen a la deshidratación. Es por ello que se recomienda el consumo frecuente de agua o zumos. Huelga decir que las bebidas con alcohol están prohibidas para el conductor.

➡️ Las pausas son necesarias

En los trayectos largos, los descansos son esenciales para mantener una actitud centrada al volante. El cansancio afecta negativamente a la velocidad de respuesta del conductor además de hacerlo más vulnerable a estímulos externos, poniéndolo en peligro. Así pues, se aconsejan paradas de aproximadamente 20 minutos cada 2 horas (o cada 150 kilómetros recorridos).

➡️ El cuidado de la vista

El simple gesto de ponerse unas gafas de sol resulta de lo más práctico. Durante los meses de verano, los días son largos y luminosos. Esto puede suponer una desventaja a la hora de conducir, pues los rayos de sol pueden dificultar considerablemente la conducción. Eso sí: asegúrate de que las gafas de sol se ajustan a tu rostro y resultan cómodas. De lo contrario, en lugar de una ayuda, supondrían un incordio e incluso una distracción.

➡️ Un horario prudencial

Aunque hay factores que no se pueden controlar, como las condiciones meteorólogas, sí puedes decidir en otros aspectos, como el horario para conducir. En verano lo ideal es aprovechar las madrugadas, las mañanas o los atardeceres, ya que durante las horas centrales del día el calor resulta mucho menos soportable.

Recuerda también que, antes de lanzarte a la carretera, nunca viene mal una revisión en el taller para asegurarte de que todo funciona correctamente. ¡En Talleres Jesús Miguel estamos a tu disposición para lo que necesites!

Abrir chat